Roncar podría ser más peligroso para mujeres que para hombres

Los ronquidos de alto volumen son una característica de la apnea obstructiva del sueño, que afecta a entre un 3 y un 7 por ciento de los adultos.

0
19

Los corazones de las mujeres que roncan parecen sufrir daños con una mayor rapidez que los de los hombres roncadores, sugiere un estudio reciente.

Al evaluar a casi 4,500 adultos británicos que se sometieron a imágenes del corazón, los investigadores también averiguaron que el diagnóstico de la apnea obstructiva del sueño (AOS) podría ser inmensamente insuficiente entre los roncadores.

Ese hallazgo sorprendió al autor del estudio, el Dr. Adrian Curta, director de imágenes cardiacas en el Hospital de la Universidad de Múnich, en Alemania.

“Otra sorpresa fue la manifestación distinta de la enfermedad según el sexo”, señaló Curta. “Las mujeres muestran alteraciones distintas en las [medidas] cardiacas. Un posible motivo de esto podría ser que las mujeres con AOS son más vulnerables a las alteraciones cardiacas”.

Los ronquidos de alto volumen son una característica de la apnea obstructiva del sueño, que afecta a entre un 3 y un 7 por ciento de los adultos de Estados Unidos, según los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. La apnea del sueño, que también se caracteriza por periodos breves en que la respiración se detiene, que con frecuencia son seguidos por jadeos, se está convirtiendo en un factor contribuyente reconocido de afecciones graves de la salud, como la hipertensión, la enfermedad cardiaca y un mal metabolismo del azúcar en la sangre.

El tratamiento de la apnea del sueño depende de la causa. Los tratamientos incluyen cirugía para abrir unas vías respiratorias superiores estrechadas, o la utilización de una máquina de PPCVR (presión positiva continua en las vías respiratorias) mientras se duerme.

Curta y sus colaboradores evaluaron datos de UK Biobank, que sigue la salud y bienestar de 500,000 voluntarios. Los investigadores observaron los datos de casi 4,500 participantes que se sometieron a imágenes del corazón. Esos voluntarios del estudio se dividieron en tres grupos: 38 con apnea obstructiva del sueño; 1,919 que reportaron que roncaban; y 2,536 sin AOS ni ronquidos.

En ambos sexos, los que tenían apnea del sueño y roncaban tendían a tener unos ventrículos izquierdos más grandes en el corazón, lo que significa que las paredes estaban agrandadas y que el corazón trabajaba más arduamente para bombear, explicó Curta.

Pero cuando el grupo que roncaba se comparó con el grupo no afectado, se encontró una diferencia más significativa en el tamaño del ventrículo izquierdo entre las mujeres, en comparación con los hombres. Esos cambios cardiacos en las personas que reportaron que roncaban sugieren un deterioro cardiaco más temprano en las mujeres, y podría apuntar a una apnea del sueño sin diagnosticar, dijo.

Los hallazgos sugieren que la transición de roncar a la apnea obstructiva del sueño es un proceso en evolución que se vincula con un agrandamiento potencialmente peligroso del ventrículo izquierdo. Pero la investigación no probó que la apnea del sueño cause los cambios en el corazón, solo que existe una asociación entre las dos cosas.

Curta anotó que los investigadores todavía no saben con certeza por qué roncar podría remodelar el corazón de las mujeres más rápidamente que el de los hombres. Hay que realizar más investigación para comprender ese proceso, planteó.

La implicación clínica más importante es que necesitamos una mejor prevención de la AOS, por ejemplo un programa de información más amplio… Los individuos que roncan deben pedir a alguien que los observe durante el sueño para ver si tienen periodos de cesación de la respiración.

Los que dejan de respirar mientras duermen deben someterse a un estudio del sueño para determinar qué tan avanzada está su apnea del sueño y el tratamiento adecuado, enfatizó Curta.

La Dra. Tetyana Kendzerska es médica del sueño en el Centro del Sueño del Hospital de Ottawa, en Canadá, y no participó en la nueva investigación. Dado que se sabe que la obesidad contribuye a los ronquidos y a la apnea del sueño, Kendzerska comentó que se anima a perder peso a las personas que roncan o que tienen apnea del sueño.

“Sabemos que los hombres y las mujeres reportan síntomas distintos de la AOS, y como resultado, hay una falta grave de reportes y diagnósticos de la apnea obstructiva del sueño en las mujeres”, lamentó.

“Dado que el riesgo cardiovascular potencial asociado con la apnea del sueño podría ser mayor en las mujeres que en los hombres, primero debemos identificar a las mujeres con apnea del sueño [al] aumentar la concienciación entre los profesionales de la atención de la salud”, añadió Kendzerska.

El estudio se presentó el jueves en la reunión anual de la Asociación de Radiología de América del Norte (Radiological Society of North America, RSNA) en Chicago. Las investigaciones presentadas en reuniones generalmente no han sido revisadas por profesionales ni publicadas, y los resultados se consideran preliminares.

Comentarios con Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here