Siguen los robos a deportistas de fin de semana

Tres casos se registraron el 26 y 27 de julio pasado en el Astri Teques 2019 en Morelos, donde la colusión policiaca con la delincuencia es evidente.

0
73

Luego de que Crónica documentó el pasado 17 de julio, cómo el crimen organizado tiene asolados a los deportistas que participan en competencias de fin de semana, donde les roban todo lo que dejan en sus vehículos estacionados mientras compiten, el sistema se repitió el 26 y 27 de julio pasado en el Astri Teques 2019 en Morelos.

Según pudo comprobar este diario, durante la competencia convocada por el sitio AsDeporte en Tequesquitengo, Morelos en un triatlón con un costo de 1,350 pesos que incluyó 11 categorías, varios participantes sufrieron los atracos a sus automóviles en el mismo estacionamiento del sitio de registro para la competencia y en lugares aledaños.

Rodrigo “N” nos platicó su amarga experiencia desde que llegó a “Teques” en su camioneta al lugar de registro por su número para casco, bicicleta, playera y el chip que otorga la organización el viernes entre seis y siete de la tarde, acompañado de otro integrante de su equipo que también participaría en la prueba.

Una vez que se registraron y dejaron sus respectivas bicicletas en el sitio donde el sábado, sería el área de transición para ciclismo, se retiraron a realizar la llamada cena de carbohidratos, cuando les mandaron un mensaje en que les avisaron que un amigo colombiano, mientras se registraba para el Astri Teques 2019, le habían dado cajuelazo en el estacionamiento designado por la organización.

El sudamericano sufrió el robo de una carreola adaptable como silla de auto, maletas con ropa y equipo especializado para correr, nadar y para la práctica del ciclismo, además de pañalera y una hielera con alimento infantil para su pequeño hijo.

Con la desconfianza de haber recibido esa mala noticia se fueron a cenar al restaurante del Hotel Excelaris Tequesquitengo, en donde dejaron su camioneta en una especie de cancha de futbol, enrejada, habilitada como estacionamiento y “vigilada” por un aparente empleado.

Al término de la cena, al llegar a su camioneta, mayor fue su sorpresa al encontrar el cristal trasero roto, los ladrones se introdujeron a la unidad y extrajeron todo: dos maletas con equipo de competencia (zapatos para bicicleta, tenis para correr, trajes de baño, gogles), un portafolio con una computadora portátil y un IPad, equipo de video, un dron para seguir la competencia y equipo Go Pro, todo con valor de más de 200 mil pesos.

Al reclamarle al supuesto vigilante del lugar del robo, el hombre que tardó más de 15 minutos en llegar al lugar de los hechos y que supuestamente es empleado del Hotel Excelaris de Tequesquitengo, sospechosamente no estaba en su lugar en el momento del hurto y no sabía absolutamente nada.

Bajo un torrencial aguacero se le marcó a la policía, pero el llamado de emergencia fue ignorado por las autoridades, lo que habla de la colusión que existe en la policía morelense con la delincuencia organizada, de lo que debe estar enterado el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Tanto Rodrigo “N” como a su compañero de equipo los dejaron en shorts, playera y sandalias, por lo que obviamente ya no pudieron participar en la competencia, tuvieron que esperar a la mañana siguiente para recoger sus bicicletas, que fue lo único que se salvó de ser robado.

Con la frustración e impotencia ante el crimen organizado que ha tomado a los deportistas de fin de semana como blanco de sus atracos, ambos atletas tuvieron que resignarse a observar a sus otros compañeros de equipo participar en la competencia.

Por si fuera poco, antes de emprender el regreso a la capital mexicana con la camioneta con un vidrio roto, sin su equipo de competencia y prácticamente en ropa interior, Rodrigo “N” recibió un mensaje de otro compañero de equipo, donde le informó que le robaron de su auto, el rak donde transporta su bicicleta.

Lo anterior, ratifica que esta banda delincuencial trabaja en todas las carreras que se realizan en el Valle de México y la Megalópolis, haciéndose pasar por deportistas, seguros de que los dueños de los vehículos llevan objetos de valor en sus autos y que estarán lejos de sus carros durante horas, además con la complacencia policiaca se convierte en: El robo perfecto.

Comentarios con Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here